5 formas de superar el dilema de la bifurcación

Así lo he llamado, el dilema de la bifurcación. Porque estoy atrapada entre dos opciones y no sé cuál elegir. Llevo varios días dándole vueltas a este tema, con varios días puede que me quede corta y me refiera a unas semanas. Desde que intenté el Nanowrimo llevo atascada en el mismo punto. Los primeros días supongo que a casi tod@s nos pasa lo mismo, mezcla de euforia, emoción, escribimos como locos casi sin parar. Hasta ahí todo correcto y hasta emocionante. El dilema llega cuando durante esa escritura en cantidad, como te recomienda el reto, te das cuenta de que tomaste dos caminos diferentes para la misma novela. Es decir, empiezas a escribir, llegas a lo que crees que es un punto muerto y tomas otro camino. ¿Cuál es el problema? pues que no borras el sendero anterior para recordarte lo que supuestamente no funcionaba. Lo serio llega cuando te das cuenta de que no era un punto muerto, de hecho ninguna de las dos opciones lo es. Puede que ahora te preguntes, ¿y para qué demonios seguir una historia con dos opciones diferentes?. En el caso de este reto en concreto, lo que necesitabas es cantidad de palabras, lo que importaba era escribir. Ya tendrás tiempo de retocar, retocar y volver a retocar. Por eso, lo habitual es que decidas seguir adelante y posteriormente decantarte por una opción u otra. Sin embargo, llega la hora de decidir y no es tan simple como se suponía. Si te ha pasado y no quieres que tu novela sea como aquellos libros para jóvenes en los que podías decidir un final u otro según la página a la que fueras, sigue leyendo.

tumblr_nosr1zpIr41ss2wz5o1_400.gif

¿Alguna sugerencia?

Sigue leyendo