5 tópicos de la novela romántica

En este post no quiero que nadie se ofenda, ni se sienta mal. No hay de que avergonzarse si estos tópicos te hacen venirte arriba cada vez que los lees, cual Christian Grey en una tienda de fustas. Es tan solo una entrada para darle un toque de humor a este género que tanto nos gusta. Además, tampoco está de más tomarlo como un ejemplo del que deberíamos huir si queremos darle una visión nueva, o diferente a nuestra historia. No digo que sea malo, únicamente que no debemos temer acercarnos a otro público al que quizá no le gusten estos tópicos. O por qué no, salir de nuestra zona de confort y escribir sobre algo nuevo, dejar al público preguntándose qué demonios acaba de leer (a ser posible en el buen sentido, claro está).

Personalmente, adoro leer novelas románticas en verano, son ligeras, sencillas y muchas veces surrealistas. Si quiero una dosis de realidad para eso tengo los informativos, cuando leo este tipo de libros justamente es de eso de lo que quiero huir. Me gustan para disfrutar esos momentitos de soledad, relajados en la playa, en un banco en el parque, o en el sillón de mi casa con la mente en blanco.

Sigue leyendo